Degradación de la masa muscular

En este artículo vamos a hablar brevemente sobre la influencia del ejercicio cardiovascular y los aminoácidos en la degradación de la masa muscular ya que existen muchas creencias erróneas al respecto.

Degradación de la masa muscular

Entre algunos deportistas y recién iniciados existe la creencia de que realizar ejercicio cardiovascular no nos ayudará a ganar masa muscular, porque este tipo de ejercicio degrada (cataboliza) la masa muscular. Esto no es cierto, al menos en situaciones normales y a continuación lo explicaré con detalle.

Degradación de la masa muscular

Muchos son los entendidos y nutricionistas que piensan que cuando se aumenta el trabajo cardiovascular se degrada la masa muscular porque el organismo asimila aminoácidos ramificados para generar energía. De esa afirmación la parte de que el organismo asimila los aminoácidos para obtener energía es cierta, pero estos se encuentran en cantidades suficientes en el organismo de un ser humano, por lo que no se degradan las fibras musculares tan fácilmente como se cree.

Existen casos excepcionales, por ejemplo un deportista que lleve una dieta pobre en aminoácidos (esto sucede en deportistas vegetarianos estrictos) que en ese caso si deberán recurrir a suplementos.

Existen otras situaciones extremas en las que el organismo puede llegar a degradar la masa muscular:

  • Enfermedades.
  • Dietas hipocalóricas o desnutrición.
  • Sedentarismo.

Muchos nutricionistas nos hablan de la necesidad de consumir suplementos de aminoácidos pero en realidad lo hacen únicamente por vendernos sus productos.

Por otro lado también es cierto que cuando se trabaja con ejercicio cardiovascular intenso o muy intenso y restamos importancia al entrenamiento de la fuerza nuestro cuerpo termina por adaptarse a esta situación, de forma que el tejido muscular desarrolla un metabolismo aeróbico y la hipertrofia muscular no sucede.

En definitiva, hay que encontrar un equilibrio entre intensidad de ejercicio cardiovascular, dieta y entrenamiento de la fuerza para conseguir nuestro objetivo. Si estos tres elementos no están balanceados nuestro esfuerzo puede llegar a ser contraproducente.

En próximos artículos iremos hablando y describiendo como alcanzar el equilibrio entre estos tres elementos.

Publicidad